CMB   

Viacrucis viernes 16 de febrero

DSC_0608
Viacrucis viernes 16 de febrero

VIA CRUCIS

Ofrecemos en este santo Viacrucis diferentes situaciones de dificultad que padecen nuestras familias, en las cuales, sigue sufriendo Jesús.

  1. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
    R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
  2. Te adoramos, Oh Cristo, y te bendecimos
    R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Bendita, alabada y adorada sea la Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores de su Santísima Madre al pie de la Cruz

 

PRIMERA ESTACIÓN

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

Jesús es condenado por ser coherente, por mantenerse firme hasta el último momento, en su intensión de anunciar el Reino de Dios, aquel que traerá justicia, paz y consuelo a los corazones tristes y lastimados.

ORACIÓN:

Amado Señor, concédenos un corazón limpio y puro para entender tu mensaje y dar frutos de amor en la relación con los miembros de nuestra familia.

 

SEGUNDA ESTACIÓN:

JESUS CARGA LA CRUZ ACUESTAS

Jesús carga la cruz hacia el lugar de la condena, esto implica una condena doble. Por una parte llevar en hombros un pesado madero por el sendero escabroso, y por otro lado el escarnio público. El Señor recibió un castigo tras otro, cuando lo único que había hecho era predicar el amor, sanar a los enfermos y dar esperanza a los despreciados de la sociedad.

ORACIÓN:

Señor Jesús, el madero que llevas en hombros es reflejo de tu amor paciente que se entrega por nuestra redención. Te suplicamos que nos ayudes a llevar las cruces de nuestra vida familiar para que no nos desesperemos por ellas, sino que las llevemos con dignidad, teniendo claro que no hay cruz sin resurrección.

 

TERCERA ESTACIÓN:

JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

Al Caer el Señor reafirma que es humano, que siente y comprende nuestros sufrimientos, y al levantarse nos enseña que se puede comenzar de nuevo.

ORACIÓN:

Señor Jesús con profundo amor te suplicamos que nos levantes cuando caigamos y que nunca permitas que nuestra vida se quede anclada en el suelo de la tristeza y la amargura.

CUARTA ESTACIÓN

JESÚS SE ENCUENTRA CON SU SANTÍSIMA MADRE

María es la mujer de la oración, la entrega y la fidelidad, no solo en los momentos de gozo, sino también en las dificultades. La Santísima Virgen no se acobardó, pues sabía que era Dios Padre quien realizaba la obra.

ORACIÓN:

Virgen Santa, en medio de tus días gloriosos, no olvides la tristeza de la tierra. Echa una mirada de bondad sobre aquellas familias de tus hijas que se encuentran en el sufrimiento y que luchan contra las dificultades.

 

QUINTA ESTACION

EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ

En este caso a Simón de Cirene, quien volvía de trabajar, lo obligaron a cargar la cruz de un desconocido para ayudarlo. Cada uno de nosotros también tiene muchas situaciones difíciles que enfrentar, pero aun así existirá alguien que llegue pidiendo ayuda, consejo o consuelo, es nuestra responsabilidad brindar paz y apoyo a quien atraviesa una situación difícil

ORACIÓN

Te solicitamos nos concedas un corazón generoso que sepa ayudar a los demás, especialmente a los miembros de nuestra familia, que en ningún momento permitamos que el cansancio y la tristeza afecte nuestra relación, con quienes más queremos.

 

SEXTA ESTACIÓN

LA VERONICA ENJUGA EL ROSTRO DEL SEÑOR JESÚS

La Verónica fue la mujer que en medio de su realidad, vio la situación difícil que Jesús enfrentaba, insultos y maltratos, y se esforzó por dar algo de paz y consuelo. A muchos de nosotros nos falta la sensibilidad de esta mujer, quien supo ver a un hombre golpeado y humillado que necesitaba paz.

ORACIÓN:

Señor y Dios  de misericordia, te entregamos nuestros corazones y te suplicamos que los llenes de bondad para que libres de prejuicios podamos acercarnos a nuestros padres y hermanos y demostrarles tu amor mediante nuestras acciones diarias.

 

SEPTIMA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

Las caídas son el resultado d la debilidad y el cansancio y los tropiezos que se encuentran en el camino, no son el final sino el momento de tomar un nuevo impulso para llegar a la consumación final: La Cruz

ORACIÓN:

Te damos gracias Señor por tu generosidad y por tu paciencia, porque nos has demostrado que quien ama no se da por vencido. Gracias por el amor de nuestras madres que a imitación tuya no se cansan día a día en demostrar su amor desinteresado por cada uno de nosotros, también te pedimos por aquellas que ya partieron en tu encuentro, bendícelas a todas. Amen.

OCTAVA ESTACIÓN
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN

Mientras muchos espectadores se divierten y lanzan insultos contra Jesús, no faltan algunas mujeres que, desafiando las leyes que lo prohibían, tienen el valor de llorar y lamentar la suerte del divino Condenado. Jesús, sin duda, agradeció los buenos sentimientos de aquellas mujeres, y movido del amor a las mismas quiso orientar la nobleza de sus corazones hacia lo más necesario y urgente: la conversión suya y la de sus hijos. Jesús nos enseña a establecer la escala de los valores divinos en nuestra vida y nos da una lección sobre el santo temor de Dios.

ORACIÓN:

Señor te pedimos por el papel salvífico de la mujer dentro de la familia, que sepa ser ejemplo de templanza y valores para su hogar, regálanos una fe firme y una esperanza cierta en tu palabra.

NOVENA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

  1. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
    R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús agota sus facultades físicas y psíquicas en el cumplimiento de la voluntad del Padre, hasta llegar a la meta y desplomarse. Nos enseña que hemos de seguirle con la cruz a cuestas por más caídas que se produzcan y hasta entregarnos en las manos del Padre vacíos de nosotros mismos y dispuestos a beber el cáliz que también nosotros hemos de beber.

Oración:

Señor Jesús concédeles a las familias en don de la perseverancia en el amor, que a pesar de las dificultades y los sufrimientos que en ocasiones se presentan en la vida, sepamos ser fuente de amor y compresión, que no nos rindamos antes las múltiples caídas en la vida, antes bien, sepamos ser fuente de esperanza para nuestros seres queridos.

DÉCIMA ESTACIÓN
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Para Jesús fue sin duda muy doloroso ser así despojado de sus propios vestidos y ver a qué manos iban a parar. Y especialmente para su Madre, allí presente, hubo de ser en extremo triste verse privada de aquellas prendas, tal vez labradas por sus manos con maternal solicitud, y que ella habría guardado como recuerdo del Hijo querido.

ORACIÓN:

Señor te pedimos por aquellas familias que por diversas razones han sido despojadas y desplazadas, dales valor antes las dificultades y esperanza de seguir adelante. También propicia en nosotros corazones misericordiosos que sepan ver el dolor del hermano y comprometernos con ayudarlo en la medida de nuestras posibilidades.

UNDÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

El suplicio de la cruz, además de ser infame, propio de esclavos criminales y bandidos, era extremadamente doloroso, como apenas podemos imaginar. El espectáculo mueve a compasión a cualquiera que lo contemple y sea capaz de nobles sentimientos. Pero siempre ha sido difícil entender la locura de la cruz, necedad para el mundo y salvación para el cristiano.

ORACIÓN:

Señor, perdona todas veces que por nuestra necedad y falta de amor, causamos el sufrimiento de nuestro seres queridos, especialmente el de nuestras madres. Danos sabiduría para entender todo aquello que nos cuesta y que tú lo dispones para nuestro bien y salvación.

DUODÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ

En varias ocasiones Jesús anunció su muerte a los discípulos, pero ellos no comprendían, sino que se preocupaban por ocupar los primeros puestos. A pesar que Jesús era conciente de su muerte, continuó adelante con su labor evangelizadora. En esta estación meditemos sobre lo que sabemos de Jesús ¿Por qué no renegó la condena de recibió? La respuesta es por amor.

HAGAMOS UN MOMENTO DE SILENCIO.

ORACIÓN:

Gracias Jesús por entregar tu vida por nuestra salvación, por tu infinito amor hacia nosotras, por hacernos parte de tu familia. Gracias por no huir del suplició sino por el contrario por darnos ejemplo de entereza y confianza en Dios Padre.

DÉCIMA TERCERA ESTACIÓN

JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ Y COLOCADO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE

Ahora María tiene entre sus brazos a su único hijo, sin vida lastimado y despreciado por la sociedad. Ya no hay insultos ni gritos, pero el silencio permite ver la realidad. El ha muerto y ahora se le debe sepultar con dignidad. Después de esto María es acogida por el discípulo amado y en él a cada uno de nosotros.

ORACIÓN:

Cerca de ti virgen María, madre de los Dolores, silenciosamente colocamos los corazones de miembros de nuestras familias, tus sufrimientos de entonces eran por causa de tu hijo, ahora son por causa de nuestra, ven a nuestros hogares habita en ellos, y como tomaste a Jesús toma nuestras vidas y llévalas hacia Jesús.

DECIMA CUARTA ESTACIÓN

JESÚS ES SEPULTADO

El respeto de los muertos es muy importante en la tradición Judía, por eso los ungían con perfumes. En nuestra fé el respeto y sepultura de los muertos es una obra de misericordia, porque no solo se  honra al que partió, sino que se ayuda a la sanación de los seres queridos.

ORACIÓN:

Mi Buen Dios, te suplicamos que nos concedas la gracia de morir al pecado  para resucitar a la vida, y que en nosotras familias fructifiquen las buenas obras, el amor, el cuidado del uno por el otro y la comprensión.

DECIMA QUINTA ESTACIÓN

JESÚS RESUCITA AL TERCER DÍA

El acto de amor más grande y puro que alguien podría hacer, lo hizo Jesús. Fue lastimado brutalmente, insultado, abucheado y demás cosas que nunca podremos entender. Su entrega por nosotros fue más allá de lo imaginable pues dio la vida por lo que amaba, nosotros. La vida de Jesús aquí en la tierra se caracterizó por la fidelidad y entrega hacia Dios y la misión salvífica.

En Jesús domemos comprender que solo el amor es capaz de transformar el dolor, la enfermedad y el sufrimiento en una ofrenda amorosa que trae salvación, paz, sanidad y bien a nosotros y al mundo entero.

ORACIÓN: Señor te pedimos que llenes de amor y de tu presencia salvífica nuestras familias. Amen.

Por las intenciones del Papa Francisco

DSC_0599
DSC_0602
DSC_0604
DSC_0609
DSC_0612
DSC_0614
DSC_0615
DSC_0619
DSC_0627
DSC_0628
DSC_0632
DSC_0633
DSC_0634
DSC_0637

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *